GESTIÓN DE RESIDUOS URBANOS

Gestión de residuos se refiere todas las actividades y todo el proceso para hacerse cargo de los residuos municipales.

La gestión de residuos comienza desde la recogida de los mismos, siguiendo con el transporte hasta su tratamiento final.

El tratamiento puede ser tanto aprovechar el residuo (reciclaje) o su eliminación. Hoy en día el interés está en generar menos daño posible para el medio ambiente. Eso es también nuestro objetivo en Molok.

Responsabilidad de gestión de residuos

La gestión de residuos municipales es responsabilidad de la entidad administrativa competente, que en la mayoría de los casos son los ayuntamientos o mancomunidades, pero también hay zonas en las que la responsabilidad recae sobre las comunidades autónomas o las diputaciones.  


Uno de los grandes retos de la sociedad en la que vivimos es la mejora de la gestión y tratamiento de los RSU y de los residuos industriales para alcanzar lo que llamamos Economía Circular. Ésta consiste en buscar un equilibrio entre la producción de materias primas y energía, y su consumo y su reutilización. Además, esta gestión en su conjunto: recogida, transporte, tratamiento y eliminación, genera gases de efecto invernadero. Unas emisiones que según el Ministerio de Medioambiente en 2016 habían aumentado en más de un 60% con respecto a 1990.


En esta línea, todas las administraciones públicas desde la Unión Europea hasta el municipio más pequeño tienen que promover condiciones favorables para la consecución de este objetivo con el fin último de frenar el deterioro de nuestro planeta. 


Los ciudadanos tampoco estamos exentos de responsabilidad en esta materia ya que somos en conjunto grandes consumidores y grandes generadores de residuos. La separación de los residuos en origen es nuestra principal responsabilidad ya que de esta forma se facilita la recuperación de gran parte del residuo para obtener de él un subproducto, como el compost procedente del biorresiduo, o incluso poderlo reciclar y generar nuevos productos que vuelvan al mercado. 


Hemos escrito este artículo a modo de “guía para gestión de los residuos” donde los temas principales son: 

● Legislación 
● Clasificación de los residuos 
● Importancia de los contenedores de RSU 
● Diferentes tipos de contenedores y sistemas 


LEY 22/2011 SOBRE GESTIÓN DE RESIDUOS 

La gestión de residuos está regulada por la ley 22/2011 de 28 de julio de residuos y suelos contaminados. Es un texto que tiene como objetivo impulsar medidas que prevengan la generación y mitiguen los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente, mejorando la eficiencia en el uso de los recursos. El régimen jurídico de los suelos contaminados también queda contemplado en esta ley. 

Actualmente el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico está en proceso de transponer tanto de la Directiva (UE) 2018/851, sobre residuos, como de la Directiva (UE) 2019/904, relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente, a la legislación nacional. El Borrador del Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados (02-06-2020) ya está disponible para su lectura en la web del Ministerio. 

gestion-de-residuos-vidrio


Jerarquía de Residuos

Para conseguir el mejor resultado ambiental global, se estable una jerarquía de residuos que sigue el siguiente orden de prioridad: 

a) Prevención 
b) Preparación para la reutilización 
c) Reciclado
d) Otro tipo de valorización, incluida la valorización energética 
e) Eliminación 

Este orden de prioridad se podrá alterar en determinados flujos de residuos si, previa justificación, se logre un mayor beneficio medioambiental. 


PLAN DE GESTIÓN DE LOS RESIDUOS 

La operativa de la recogida y gestión de RSU es más compleja de lo que pudiera parecer, por eso muchos ayuntamientos optan por externalizar el servicio y sacarlo a licitación pública para que sea una empresa privada del sector la que lleve a cabo esta tarea. Otros ayuntamientos sin embargo prefieren gestionar el servicio individualmente usando medios propios o de forma colectiva, agrupándose en mancomunidades y compartiendo recursos entre todos los miembros del grupo.

Independientemente de a quién se asigne la operativa de gestión, el municipio o mancomunidad necesita elaborar y seguir su propio plan de gestión de los residuos. 

 i) ¿Qué significa “separación en origen”? 

La separación en origen es la forma más directa que tiene el ciudadano para contribuir con el reciclaje. Consiste en clasificar los residuos por tipo en el hogar y depositarlos en su correspondiente contenedor. 

La colaboración de todos los ciudadanos es crucial para conseguir una separación en origen correcta y, por tanto, una recuperación de más materiales a menor coste.

gestion-de-residuos-separacionen-origen

ii) Tipologías y clasificación de los residuos sólidos urbanos

Fracción Resto 
Son todos aquellos residuos que no pueden ser reutilizados y acaban en vertederos o en procesos de incineración. Algunos de los objetos a depositar en estos contenedores son los juguetes, biberones, chupetes, utensilios de cocina, pañales, objetos cerámicos, compresas, arena para mascotas, polvo, colillas, etc.  

Envases ligeros 
El calificativo de ligeros proviene de su baja relación peso/volumen. Son los entre otros los botes y envases de plástico, envases metálicos (latas, bandejas de aluminio, aerosoles, botes de desodorante…) y bricks. También incluyen el film transparente y el papel aluminio. 

Papel/Cartón 
Se entiende como desechos de papel o cartón que no estén contaminados con otros materiales o restos de basura.  Se incluyen hojas y bolsas de papel, cajas, tubos y  bolsas de cartón, hueveras, periódicos, revistas y publicidad, papel de regalo y sobres. 

Vidrio 
Esta fracción incluye botellas y frascos de vidrio  (mermeladas, conservas, etc.). Es importante resaltar que este tipo de residuo sólo incluye los productos de vidrio y no aquellos fabricados en cristal como pueden ser ventanas, vasos o copas. 

Biorresiduos 
Los biorresiduos domésticos son los residuos orgánicos biodegradables de origen vegetal y/o animal, susceptibles de degradarse biológicamente generados en el ámbito domiciliario y comercial (siempre que estos últimos sean similares a los primeros). Incluyen los restos de alimentos como pieles de frutas, espinas de pescado, plantas, cascaras de huevo o posos y también servilletas y papel de cocina usados.

gestion-de-residuos-plan


iii) ¿Cómo afecta la separación en origen al ratio de reciclaje? 

Una correcta separación en origen evita que materias primas susceptibles de ser recuperadas o reutilizadas acaben en vertederos o incineradas. Las políticas actuales van en esta dirección para reorientar muchos puestos de trabajo perdidos en industrias obsoletas y contaminantes. Obtener la materia prima de los residuos y su transformación a productos requiere energía y genera empleo.  El futuro en materia  energética está obligado a orientarse a fuentes renovables y la trasformación del residuo a energía (waste-to-energy) jugará un papel importante en este campo. Economía circular en su esencia! 
Cuando no se realiza de forma adecuada la separación en origen, muchos productos acaban en el contenedor equivocado. Estos residuos impropios generan costes adicionales en las plantas de tratamiento e incluso pueden contaminar al resto de residuos del contenedor reduciendo su calidad y dificultando su reutilización. 

 iv) El papel que juegan los contenedores en el proceso de separación
en origen  

Los contenedores son el punto intermedio entre la separación hecha en los domicilios y su transporte a las plantas de tratamiento. Son la parte más visible de la gestión de residuos para el ciudadano y de ellos depende, en gran parte, su actitud ante la misma.  
El uso de campañas de concienciación no es suficiente. Las campañas son necesarias para buscar la participación a través de información relevante y precisa pero igualmente necesario es desplegar un correcto diseño de la infraestructura para conseguir que los ciudadanos se involucren con una participación activa en el proceso.
Si los contenedores se perciben como algo molesto y maloliente, que estorban a la hora de moverse por las ciudades, ocupan plazas de aparcamiento, que están lejanos o poco accesibles, por mucho repetir que se tiene que reciclar, difícilmente se logrará la colaboración ciudadana. 

CONTENEDORES PARA LA GESTIÓN DE RESIDUOS

El tipo de contenedor y el sistema de recogida están estrechamente ligados y una parte muy imporante en gestión de residuos. La elección de ambos afecta tanto al coste del servicio como al uso cotidiano de los ciudadanos. 
El modo en que los ciudadanos deben clasificar los residuos que generan está determinado por el sistema de recogida selectiva implantado en la ciudad. 
 

espana-gestion-de-residuos-contenedores


Factores principales que se han de analizar a la hora de elegir el tipo de contenedor adecuado: 

  • Tipo de zona (urbana, semi-urbana, rural)
  • Orografía del terreno
  • Tipología de calles y carreteras
  • Climatología
  • Riesgo de inundaciones y crecidas 
  • Espacio público disponible  
  • Población local: tipo, densidad y su dispersión 
  • Población flotante y temporalidad estacional 
  • Comercio e industria en la zona 
  • Presión de tráfico existente 
  • Necesidad de conservar plazas de aparcamiento  
  • Existencia de monumentos, edificios históricos y lugares de interés cultural. 
  • Preservación de espacios naturales protegidos, parques y jardines. 

i) Principales sistemas de recogida usados para gestion de residuos en España

 Los 3 sistemas de recogida más usados en España son:

CARGA TRASERA 
Es el sistema tradicional que lleva usándose décadas en España. Para realizar esta recogida se utiliza un camión recolector dotado de una caja de almacenaje con un sistema de elevación de contenedores ubicado en su parte posterior. Se requiere de un conductor y uno o dos peones para llevar rodando los contenedores hasta la parte trasera del camión y posteriormente devolverlos a su lugar. 

CARGA SUPERIOR 
Es un sistema muy extendido para el residuo selectivo, especialmente para papel y vidrio. Para realizar este tipo de recogida se requiere de un operario con un camión con pluma que primero eleve el contenedor hasta posicionarlo sobre la tolva y luego accione su mecanismo de apertura permitiendo que el residuo caiga verticalmente. 

CARGA LATERAL 
En este sistema, el camión se pega al costado del contenedor y un mecanismo automático lo eleva y vacía sin que el conductor tenga que salir del vehículo. La carga se de forma rápida por el lateral del camión y no por la parte trasera.


gestion-de-residuos-recogidaEjemplo de recogida mediante sistema de carga trasera


ii) Principales tipos de contenedores usados en España 

Derivados de los 3 tipos de sistemas de recogida mencionados anteriormente, los 3 tipos de contenedores convencionales más comunes en España son: 

GESTION DE RESIDUOS CON CONTENEDORES DE CARGA TRASERA

La gestión de los residuos en España ha estado basando en los contenedores de plástico de toda la vida. Los más comunes son los que tienen unos 700 litros de capacidad. Tienen ruedas porque es necesario desplazarlos hasta la parte trasera del camión, para engancharlos al sistema de elevación y volteo. Al tener que desplazarlos rodando, su recogida suele ser ruidosa. 

Lo más frecuente es su uso para la fracción resto. En algunos municipios o mancomunidades también los adquieren en color amarillo para la recogida de la fracción envases. En menor medida, también se fabrican en color azul para ser usados para la recogida del papel/cartón.
Muchos ayuntamientos están optando por este tipo de contenedor, en sus versiones más pequeñas, como el modelo de dos ruedas de 240 litros en color marrón, para las primeras fases de implantación de recogida selectiva de Biorresiduo. 
Es relativamente usual el uso de paneles o casetas cubrecontenedores para intentar ocultarlos.
En muchos lugares, requieren del uso de sujeta-contenedores para evitar que se desplacen por estar en una cuesta o por el viento. 

gestion-de-residuos-Contenedores_CargaTraseraEjemplo de contenedores de carga trasera



IGLÚS DE CARGA SUPERIOR

Cuando en los años 90 comenzó a extenderse la recogida separada en España, se colocaron por las calles este tipo de contenedores que suelen tener una capacidad de 2.500 o 3.000 litros. Son los contenedores tradicionales para la recogida y gestión de residuo selectivo en España. La mayoría tienen forma de campana o iglú, de ahí su nombre, y están fabricados en fibra de vidrio, plástico o metal. Algunos pueden tener forma de ortoedro, como suele ser habitual en el caso de los cajones azules que se usan para el reciclaje de papel/cartón.  
Todos ellos se recogen mediante carga superior y sistema doble gancho: el camión incorpora una pluma que engancha el contenedor, lo eleva y lo posiciona sobre la tolva del camión. Al accionarse el mecanismo de apertura, el iglú se abre por su parte inferior para que el residuo caiga a la tolva.  

No guardan una estética uniforme. En algunas zonas turísticas o de alto valor histórico se recurre al uso de cierres y paneles para ocultarlos.   
No son estancos con el suelo por lo que es frecuente que pequeños restos o líquidos se derramen por la acera o calzada.  

gestion-de-residuosEjemplo de contenedores de carga superior


CONTENEDORES DE CARGA LATERAL PARA GESTION DE RESIDUOS
El sistema de carga lateral se comenzó a usar para la fracción resto, aunque, a día de hoy, se usa para cualquier fracción: envases, papel, biorresiduo e incluso vidrio. Son más grandes que los de carga trasera. Los modelos antiguos tienen una capacidad de 3.200 litros y los más nuevos unos 2.900 litros.  
Los contenedores han de ubicarse irremediablemente en los márgenes de la calzada para que el camión pueda acceder a ellos. Esta característica supone una limitación importante a la hora de implantar este sistema ya que se pierde mucho espacio de aparcamiento y, cuando se colocan varios contenedores en línea pegados a la calzada, forman muros visuales. 
Los nuevos modelos presentan una altura menor para evitar bloquear la visión del tráfico en cruces e intersecciones. Como consecuencia la capacidad del contenedor queda igualmente reducida.  

Contenedores_CargaLateralEjemplo de contenedores de carga lateral

 

GESTIÓN DE LOS RESIDUOS DEL FUTURO: CONTENEDORES SEMI SOTERRADOS

i) Fundamentos del concepto de contenedor soterrado

El primer contenedor soterrado en el mundo se instaló a finales de los años 80 en Finlandia para conseguir un almacenamiento más higiénico que el de los contenedores de superficie.
Para ello, se instaló un único contenedor con mucha mayor capacidad que, al estar enterrado hasta el metro y medio de profundidad, ocupaba menos de un tercio del espacio requerido por los cubos de basura. La idea resultó muy innovadora a pesar de su sencillez.  Hoy en día el uso de contenedores soterrados para almacenar residuos sólidos urbanos está muy extendido por Europa y cada vez más en otros lugares del mundo.  

ii) El soterramiento de residuos en España

Entre los años 2005 y 2012 se instalaron en España muchas islas soterradas. La principal motivación era esconder los contenedores de carga trasera que se acumulaban en los centros urbanos. En estos puntos confluían dos circunstancias: Una mayor generación de residuos, al existir mayor densidad de población y mayor actividad comercial, por lo que era imprescindible el uso de varios contenedores de carga trasera y, por otro lado, una necesidad de mantener una estética cuidada, al ser justamente donde el espacio donde muchos de los principales edificios históricos y lugares de interés turístico del municipio se emplazaban. 

El objetivo era básica y exclusivamente mejorar la estética del entorno. Se comenzó a instalar cajones soterrados, accionados por mecanismos hidráulicos, para esconder bajo tierra los contenedores de ruedas. Estos dispositivos consisten en una arqueta de hormigón enterrada en el suelo que aloja una estructura donde se colocan los contenedores. Gracias a un mecanismo hidráulico, esta estructura se eleva para poder sacar los contenedores y rodarlos hasta el camión de recogida. 

 

image-56Ejemplo de contenedor soterrado hidráulico

Esta concepción de soterramiento se aleja completamente del concepto de soterramiento original ideado en Finlandia ya que no desarrolla un nuevo contenedor diseñado para ser enterrado sino que usa los mismos contenedores de superficie. Se consigue minimizar el impacto visual pero no se gana en capacidad ni supone ninguna mejora en la gestión sino todo lo contrario ya que, debido al complicado mecanismo de elevación, se generan altos costes de mantenimiento y se aumenta el riesgo de accidentes.  

Además, al tener una plataforma a nivel del suelo, a menudo los fosos acaban inundándose, mezclándose el residuo que muchas veces cae dentro del foso al desbordarse los contenedores, con el agua, con las consecuencias medioambientales que de ello se derivan.
  
A parte de los soterrados hidráulicos, existen en el mercado otras opciones de soterramiento, basadas en el uso de camión pluma con sistema de carga superior, como alternativa a los iglús de superficie. 


CONTENEDOR SEMISOTERRADO COMPARADO CON OTROS MODELOS 

i) Diferencias entre Semisoterrados y Totalmente Soterrados

Aunque puedan parecer sistemas de almacenaje similares, los semisoterrados son soluciones muy distintas a los contenedores totalmente soterrados. A continuación se enumeran algunas de las diferencias más notables. 

gestion-de-residuos-reciclaje-contenedorEsquema de contenedor semisoterrado


MECANISMOS Y ESTRUCTURA 
Los totalmente soterrados requieren de plataformas y mecanismos internos adicionales. Su construcción está basada en plataformas metálicas que transmiten el calor y anulan los beneficios del frescor del subsuelo.
En cambio, los semisoterrados son sistemas más sencillos con menos elementos. No necesitan mecanismos adicionales ya que el propio contenedor está diseñado para ser directamente enterrado y así aprovechar las ventajas térmicas del subsuelo. Su estructura principal no es metálica sino que se usan materiales más resistentes a los impactos y la corrosión. 

PRECIO Y MANTENIMIENTO 
Tanto el coste de adquisición como el coste de instalación son más bajos en los semisoterrados. Además, dado que también son más sencillos, el coste de mantenimiento y la necesidad de repuestos es mucho menor en los semisoterrados que en el caso de propuestas completamente soterradas.   
 
TIPO DE ALMACENAMIENTO 
El almacenamiento en los semisoterrados es vertical. El residuo más reciente se deposita sobre el más antiguo comprimiéndolo por efecto de la gravedad.  
Adicionalmente, en los semisoterrados la gradiente de temperatura entre la tapa y el fondo del contenedor crean una corriente de convección que reduce la humedad del residuo almacenado. Este fenómeno es especialmente valorado en los contenedores de Biorresiduos ya que toda reducción de humedad es de gran importancia para su posterior traslado y tratamiento. 
  
SEGURIDAD 
Otra gran diferencia es el nivel de seguridad. Durante el proceso de recogida, en los totalmente soterrados queda un foso que es necesario cubrir con un mecanismo adicional que eleve una plataforma de seguridad a nivel de acera para evitar caídas. Por contra, la propia estructura del contenedor semisoterrado, al quedar 90 cm emergido, constituye una barrera de seguridad estructural sin necesidad de mecanismos adicionales que puedan fallar.  
  
ACCESIBILIDAD Y FACILIDAD DE US
Los semisoterrados garantizan siempre una accesibilidad total incluso en calles con pendiente.
En el caso de soterrados con plataforma y sistema de carga superior, al tener que instalar la plataforma a nivel, se generan escalones.  
Incluso en instalaciones a nivel es muy frecuente que las plataformas de los totalmente soterrados requieran de un bordillo o escalón adicional, para evitar que el agua de la lluvia inunde el foso, llegando a incumplir la normativa de accesibilidad. 
En los semisoterrados, las bocas de entrada de residuos se pueden adecuar al tipo de residuo en su forma y tamaño pudiendo ser más amplias para evitar atascos.  
  
ESTANQUEIDAD 
Los contenedores semisoterrados son 100% estancos con el subsuelo para garantizar un almacenamiento higiénico y evitar tanto las filtraciones de lixiviados como la proliferación de plagas. 
Los contenedores totalmente soterrados, al tener una plataforma a ras de suelo, en muchas ocasiones el agua acaba entrando al foso e incluso mezclándose con los residuos.
  
INSTALACIÓN 
La instalación de los semisoterrados es más económica y fácil ya que requiere de menor profundidad de excavación y basta un simple relleno de grava para poder instalarlos en cualquier entorno urbano o rural, incluso en espacios naturales o espacios protegidos.  

i) Comparativa entre semisoterrados y contenedores de superficie

VENTAJAS DEL USO DE CONTENEDORES DE SUPERFICIE
Las principales ventajas del uso de contenedores de superficie frente a los contenedores semisoterados son las siguientes:

  • Menor inversión inicial
  • Menor coste de reposición individual.
  • No requieren excavación alguna para su instalación.
  • Posibilidad de uso en grandes concentraciones puntuales en el tiempo (Conciertos, Ferias, Festejos, etc).
  • Posibilidad de uso en industria u oficinas que requieran poseer sus propios contenedores móviles.

VENTAJAS DEL USO DE CONTENEDORES SEMISOTERRADOS  
Las principales ventajas del uso de semisoterrados frente a los contenedores de superficie son las siguientes: 

  • Mejor relación capacidad de almacenamiento/espacio público ocupado.
  • Mayor flexibilidad para ubicar los contenedores al no tener que limitarse su ubicación
    al margen de la carretera como ocurre con muchas soluciones de superficie.
  • Mayor capacidad de almacenamiento permitiendo una menor frecuencia de recogida,
    que se traduce en ahorro económico y una reducción en las emisiones de CO2. Un menor movimiento de camiones de recogida de basura implica menor tráfico y ruido en núcleos urbanos.
  • Permite rutas optimizadas con un menor número de camiones.
  • Permite la posibilidad de rutas con camiones bicompartimentados para ganar en eficiencia.
  • Dado que los semisterrados requieren carga superior (doble gancho o similar), si se parte de una situación donde ya se está usando este sistema para los iglús de selectivo, no es necesario adquirir nuevos camiones por lo que llegar a una unificación de sistemas es más fácil.
  • Son modulares y permiten configuraciones adaptadas a las necesidades de cada ubicación teniendo en cuenta el tipo, densidad y temporalidad de la población.
  • Totalmente accesibles para personas discapacitadas o con problemas de movilidad, cumpliendo la normativa vigente y exigible, incluso en calles con pendiente pronunciada.
  • Vida útil más prolongada que los contenedores de superficie.
  • Mejor estética con acabado exterior personalizable que posibilita mimetizar el contenedor con el entorno.

    En el siguiente enlace se realiza una comparativa entre Semisoterrados y Carga Lateral.

gestion-de-reciclaje-contenedores-soterradosEjemplo de contenedores semisoterrados

Resumen - puntos clave para gestión de residuos eficiente

La gestión de residuos es un tema que, con la nueva normativa Europea, cada día gana más importancia. La separación de los residuos en domicilios aumenta y los ciudadanos son cada día más conscientes de su papel para alcanzar una economía circular.

Los puntos clave para tener éxito en gestión de los residuos en su municipio:

  • Elegir desde principio un sistema que técnicamente esté orientado a cumplir con la normativa europea sobre gestión de residuos.
  • Analizar la inversión total a largo plazo.
  • Optimizar rutas y reducir emisiones.
  • Implementar un sistema amigable para el ciudadano y que se adapte estéticamente al entorno.

¿Busca una solución fiable que ahorre en la gestión de residuos y que suponga realmente una mejora del entorno? ¡Contáctenos y le ayudamos a empezar realizando gratuitamente un estudio personalizado!